Reír no siempre es una respuesta al humor

Reír es mucho más que una respuesta a un estímulo, sea este divertido o no. Reír es una actitud. Una expresión que refleja como andamos por dentro.

 

 

Observa esta apreciación. Cuando decimos "me río de mi mismo/a". . . no es lo mismo que decir  "me río conmigo mismo/a" . . . La risa sana no se ríe "de" nadie, se ríe "con". . .  en los talleres y cursos donde se facilita la expresión de la risa no nos reímos de nadie, nos reímos "con" los demás. Una actitud que integra, une, crea complicidad y genera bienestar. 

 

La invitación es a reaprender a reír,  y vivir con conciencia habitando la vida. La risa como expresión de salud, o bien la risa como recurso natural hacia la salud. 

 

Conocer cómo es la fisiología de la risa. Qué ocurre en mi cuerpo cuando me río. Cual es la respiración que favorece una risa placentera, sin tensiones.

 

Desconocer nuestra risa,  es  desconectarnos en parte de nosotros mismos. Así nos distanciamos de las cualidades de nuestra alegría vital. La sorpresa, el disfrute, la motivación, el entusiasmo, etc., en definitiva, nos desconectamos del placer de vivir.

 

Relegar la risa a lo que piensen los demás no beneficia nuestra autonomía y responsabilidad con nosotros mismos. Como personas adultas somos responsables de nuestra felicidad. Un sentimiento vital que va de dentro hacia fuera.

 

Si vinculas la risa a causas externas, estarás esclavo de que las cosas funcionen bien, que alguien o algo te haga reír. . . Te estarás dando un mensaje a ti mismo/a de que tu no puedes. Y esto es falso.

 

Existen dos tipos de caminos en conexión a la risa. Uno es desde el inconsciente, y otro desde la conciencia. 

 

Reír es muy similar al acto en sí de respirar. 

 

Para respirar, no tienes que pensar para que ocurra, lo haces de forma automática, sin embargo, también haciendo uso de la conciencia (intención + voluntad) puedes modificar tu respiración.

 

Otro ejemplo.

 

Habitualmente, en recorridos cortos nos desplazamos caminando. ¿Qué puede ocurrir para que el caminar se transforme en correr?. . . podría ser algo inesperado, tipo "Me doy cuenta de que si no apuro el paso llegaré tarde". O bien corro ante una situación de peligro, "un coche viene a toda velocidad en dirección mía".

 

Todo esto ok. Pero también hay personas que corren (intención + voluntad)  por otras razones que no son una situación de prisa o peligro. Algunas de estas personas lo hacen por salud, o por placer, o por ambas a la vez. Por los beneficios que obtendrán al finalizar su recorrido.

 

Reír vuelve de nuevo a ser algo parecido al acto de correr.

 

Podemos reír por una situación espontánea (que causa gracia,etc.). O también podemos reír de manera consciente como un ejercicio del que obtener sus efectos positivos. Entre otros potencia el sistema inmunológico, reduce la hormona del estrés y fortalece el corazón. De hecho reír es un ejercicio cardiosaludable. Los beneficios de reír no sólo son físicos sino emocionales y psicológicos.

 

¿Qué se necesita para reír?. Buena voluntad. Y mucha conciencia. Reír es cuestión de actitud y no sólo una respuesta al humor de un chiste.

 

Mª del Pilar Lorenzo Represas

www.risaactiva.com

 

Escribir comentario

Comentarios: 0